Inversión extranjera masiva en tierras africanas, una ocasión controvertida

TWITTER
FACEBOOK

AFP | Martes, 14 de Julio de 2009

¿Neocolonialismo agrario u ocasión de desarrollo para África? Los especialistas están divididos ante la conveniencia de la inversión masiva en tierras arables del continente, a menudo en forma de contratos opacos y desventajosos para la población local.

"Potencialmente, estas adquisiciones de tierras pueden inyectar inversiones necesarias en la agricultura y las zonas rurales de países pobres en vías de desarrollo", explica el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), en un informe publicado en abril.

Sin embargo, esas adquisiciones "suscitan temores respecto a su impacto en las poblaciones locales, que se arriesgan a perder el control o la posibilidad de acceder a unas tierras de las que dependen", añade el IPFRI, formulando una idea compartida por numerosas ONG.

"La tierra es en sí una cuestión política en todo el mundo. La entrada de un actor suplementario (un tercer país, una sociedad agroalimentaria) que aspira a este recurso escaso y disputado puede añadirse a la inestabilidad socioeconómica de países en desarrollo", advierte el IFPRI.

Así, la cólera surgida en Madagascar por un inmenso proyecto agrícola, cerrado entre el régimen del presidente depuesto Marc Ravalomanana y la sociedad surcoreana Daewoo Logistics, alimentó el resentimiento de una parte de la población y contribuyó a la caída del mandatario.

Daewoo Logistics debía obtener según el contrato 1,3 millones de hectáreas de tierra no cultivada para producir aceite de palma y maíz. En contrapartida, se comprometía a construir infraestructuras y a crear 70.000 empleos. Por el momento, la crisis política desatada en la isla ha echado por tierra el proyecto.

En otro país africano, Kenia, la presidencia cerró un acuerdo de principio con Qatar en diciembre de 2008 para ceder 40.000 hectáreas con fines agrícolas, a cambio de la construcción de infraestructuras.

"Es una forma de hegemonía (...) Qatar nunca cedería a Kenia participaciones en sus campos petrolíferos", critica el abogado keniano Evans Monari.

Pocas semanas más tarde, el presidente keniano Mwai Kibaki declaró el estado de catástrofe nacional, al haber 10 millones de personas víctimas de la penuria por la sequía y la incapacidad del país de asegurar un abastecimiento suficiente de alimentos.

"Probablemente es una buena cosa para esos países (que adquieran las tierras), pero es terrible para los países africanos, porque es como abrir una sucursal de un país" en otro, comenta Pedro Sánchez, del Instituto de la Tierra, en la universidad neoyorquina de Columbia.

Sin embargo, al igual que el economista nigeriano Jonas Chianu, otros expertos consideran que el intercambio de tierras por infraestructuras ausentes o deficientes en muchos países del continente puede estimular su crecimiento.

"En lugar de dejar esos recursos sin explotar, es mejor comprometerse en acuerdos de arrendamiento" de tierras, dice.

Además del impacto en las poblaciones locales, estos proyectos de agricultura intensiva, y a veces de monocultivo, generan temores medioambientales.

Es el caso de Kenia, donde varios proyectos de biocarburantes amenazan seriamente el ecosistema frágil y rico del delta del principal río del país, el Tana.
Original source: AFP
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment