HRW implica a bancos europeos en abusos de empresa de aceite de palma en RDC

TWITTER
FACEBOOK
25-11-2019, La Vanguardia

Cuatro grandes bancos de desarrollo europeos han invertido millones de euros en una compañía con sede en República Democrática del Congo (RDC) que se dedica a la plantación de aceite de palma en condiciones insalubres para sus trabajadores y el medioambiente, denunció hoy Human Rights Watch (HRW).

Feronia, compañía congoleña que cotiza en la Bolsa de Canadá, y su subsidiaria Plantations et Huileries du Congo (PHC) trabajan en tres plantaciones de aceite de palma de más de 100.000 hectáreas en el norte del país y constituyen la mayor empresa agrícola de RDC.

En el informe "Una inversión sucia: Los vínculos entre los bancos europeos de desarrollo y los abusos en la industria de aceite de palma de RDC", HRW documenta cómo más de 200 trabajadores están expuestos a diario a pesticidas considerados peligrosos y cancerígenos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de que muchos de ellos trabajan por menos de 1,50 dólares al día.

Asimismo, recoge cómo al menos dos de los tres molinos que emplea PHC para refinar el aceite vierten los desechos sin procesar a ríos y corrientes de agua limpia próximos a las casas de los empleados.

En ese contexto, los bancos DEG (alemán), BIO (belga), FMO (holandés) y CDC Group (británico) han invertido 100 millones de dólares desde 2013 en esta compañía.

Una de esas entidades, CDC Group, es incluso dueña del 38 % de las acciones de Feronia.

Feronia se reúne hoy con sus inversores en Londres para discutir los problemas medioambientales y sociales en sus plantaciones, pero HRW exige responsabilidad a los cuatro bancos europeos.

"Estos bancos pueden jugar un papel muy importante en el desarrollo, pero están saboteando su misión al no asegurarse de que la compañía que financian respeta los derechos de sus trabajadores y de las comunidades en las plantaciones", señaló la autora del informe de HRW, Luciana Téllez.

Según la investigación, la mitad de los ingredientes usados en los nueve pesticidas empleados en las plantaciones son considerados peligrosos por la OMS y pueden causar daños en los ojos; y tres de estos ingredientes, además, se cree que pueden causar cáncer.

Un total de 213 trabajadores aplican seis días a la semana mediante espray estos pesticidas a entre 300 y 600 árboles de palma diarios y, a pesar de que la regulación internacional y congoleña contempla que se haga con equipo de protección, las medidas de seguridad no cumplen esos estándares.

"Muchos trabajadores (entrevistados) describieron daños e irritación en sus ojos mientras aplicaban los pesticidas. Otros dijeron que su visión ha disminuido o se ha nublado desde que empezaron a trabajar", se lee en el informe.

También se han documentado falta de aliento, ritmos cardiacos elevados, dolores de cabeza, pérdida de peso o fatiga crónica entre los empleados.

La situación para los jornaleros es aún peor, ya que trabajan sin guantes y botas y por un salario diario de 2.000 francos congoleños (1,20 dólares), según revelaron a HRW.

Las trabajadoras, que se dedican a cortar los frutos, son las que menos cobran al mes, con sueldos entre los 12.000 francos congoleños (7,30 dólares) y los 30.000 francos (18,75 dólares).

Además, un antiguo encargado de supervisar a los trabajadores contó a la organización defensora de los derechos humanos que la compañía paga 30 francos (0,01 dólares) por cada saco de diez kilos, y que "es muy difícil conseguir recolectar quince sacos al día", lo que supondría apenas 0,15 dólares diarios.

PHC, fundada en Kinshasa en 1911, contaba antes con denuncias de robo de tierras a la población durante la ocupación colonial belga a fin de establecer enormes latifundios para el cultivo de palma. EFE
Original source: La Vanguardia
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment