Las consecuencias de la deforestación en la Amazonia colombiana

TWITTER
FACEBOOK
7-9-2019, Canal RCN

Los daños son irreparables, decenas de especies y recursos naturales están en riesgo.

Entre 200 mil pesos y cuatro millones de pesos pagan por deforestar una hectárea de bosque en la Amazonia. Ya son más de 98 mil las hectáreas de bosque convertidas en potrero.

Ocho departamentos hacen parte de la Amazonia colombiana. En esa área hay 18 parques nacionales naturales, cinco de ellos están en un alto riesgo por cuenta de la deforestación.

La peor parte la sufre el Parque Nacional natural Serranía de la Macarena, el mismo que alberga el río más lindo del mundo: Caño Cristales.

Caño cristalesLas más de 48 millones de hectáreas que componen la Amazonia colombiana están sufriendo, cada pedazo de bosque lucha por salvarse de las desgarradoras acciones del ser humano.

Son miles y miles de hectáreas que han sido deforestadas en el último año en el arco noroccidental colombiano, compuesto por los departamentos de Putumayo, Caquetá, Meta, Guaviare, vichada, Guainía, Vaupés y Amazonas.

Más de 98 mil hectáreas ha caído en esta zona del país en manos de acaparadores de tierras, ganaderos, cultivadores de coca y constructores de nuevas vías. La Macarena es el municipio más devastado. Las entidades calculan que cerca de 17 mil 700 hectáreas de bosque han sido deforestadas por diferentes actores sociales.

Los parques nacionales que están en los alrededores también se encuentran asfixiados. El más afectado es el parque Tinigua con 10 mil 400 hectáreas perdidas, seguido de la Sierra de la Macarena con 3 mil 600 y la Serranía de Chiribiquete con 2 mil 100 áreas destruidas. La reserva Nukak ha perdido 2 mil hectáreas y 600 más han sido deforestadas en el Parque Nacional La Paya

Se estima que por cada hectárea de bosque deforestado son talados entre 1.100 y 1.500 árboles. Una situación que para los causantes se ha convertido en una actividad bastante rentable.

Por años la Amazonia colombiana ha pedido a gritos su protección, una voz de auxilio que frene su deforestación. Un llamado que pareciera pedirse en silencio y que muchos lo siguen tomando como un juego.
Original source: Canal RCN
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment