Próximo gobierno brasileño flexibilizaría compras de tierra para inversionistas extranjeros

TWITTER
FACEBOOK
22-11-2018, Economía y Negocios

Marco Gutiérrez Porto Alegre, Brasil

La interpretación constitucional que existe en Brasil respecto de que las empresas locales que son mayoritariamente de propiedad de firmas extranjeras no pueden adquirir terrenos de forma libre podría flexibilizarse durante el próximo gobierno del electo presidente, Jair Bolsonaro.

Así se desprende de la reunión que sostuvo ayer en Porto Alegre, Brasil, el presidente de Empresas CMPC, Luis Felipe Gazitúa, con el consejero para temas de economía y comercio internacional del eventual superministro, Paulo Guedes, el académico de la Universidad Columbia, Marcos Troyjo.

En la reunión, este último afirmó que Brasil deberá establecer un marco jurídico que apunte a terminar con las restricciones de compras de terrenos a inversionistas extranjeros, que no los discrimine por su origen, pero que asegure la participación nacional en áreas estratégicas.

La actual limitación, comentan en el sector, se aplica para evitar la avalancha de posibles adquisiciones de tierra por parte de inversionistas chinos.

Una de las alternativas es establecer un criterio según el uso del suelo: agrícola, forestal y mineral. Un cambio en esa línea favorecería las expansiones en Brasil de firmas forestales chilenas como Arauco y CMPC.

La Papelera -ligada al grupo Matte- tiene el 33% de sus activos totales en ese país, pero en segmento de celulosa, específicamente, es cerca del 50%. La compañía invirtió cerca de US$ 2.500 millones en la planta de celulosa Guaiba en Brasil y posee unas 139.000 hectáreas en esa nación.

Gazitúa visitó ayer la planta de Guaiba junto a prensa chilena y ejecutivos de la Papelera. En esa instancia señaló que Brasil es el destino natural de crecimiento de la empresa en el negocio de la celulosa y que sería normal dentro de algunos años nuevas inversiones, aunque no precisó montos. Añadió que una modificación como la que haría el gobierno de Jair Bolsonaro "permite más alternativas para proveernos de madera".

Pero el ejecutivo afirmó que hoy tienen acuerdos con brasileños dueños de tierra, con los cuales son socios, para abastecerse de materia prima. Arauco, del grupo Angelini, opera en Brasil en el negocio de tableros (compró activos a Masisa a fines de 2017) y tiene unas 240 mil hectáreas de terrenos, con unas 160 mil hectáreas plantadas, pero no ha podido seguir comprando tierras producto de la interpretación constitucional.

En la reunión con CMPC, Marcos Troyjo también abordó los desafíos del próximo gobierno de Bolsonaro en materia económica.

La futura administración brasileña tiene previstas reformas previsionales, al aparato estatal, de simplificación tributaria y privatización de empresas públicas, incluida Petrobras. También busca lograr la autonomía del Banco Central.
Original source: Economía y Negocios
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment