Logo-text

China invierte en la agricultura rusa

Clarín, 22-5-2015

China y Rusia (Presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin) establecieron en Moscú el 9 de mayo (aniversario de la finalización de la Segunda Guerra Mundial) un Fondo Agrícola de Inversión con un capital de U$S 2.000 millones, destinados al desarrollo de proyectos agroalimentarios en la Federación Rusa.También se creará una Zona de Libre Comercio agrícola en las regiones fronterizas de los dos países (Heilongjiang/China y Amur/Rusia), con libre utilización de las dos divisas (rublo/renminbi). El comercio agrícola entre los dos países es prácticamente inexistente.

El año pasado, China exportó 100 toneladas de arroz y ningún otro commodity.Y Rusia la proveyó de 12.525 toneladas de maíz y 153.000 toneladas de soja (menos de 1% del total de las importaciones de los dos commodities). A pesar de todo, China tiene una presencia agrícola en la Federación. Cofco, al comprar el año pasado el grupo Noble y Nidera, quedó a cargo de sus operaciones de producción y distribución de granos y aceites en Rusia. El objetivo de la República Popular es impulsar la producción agrícola rusa, y de esa forma, abrir la posibilidad del crecimiento de las exportaciones a su mercado doméstico. Es consecuencia de la modificación que ha realizado Beijing de su concepción de la seguridad alimentaria.

China presume que en los próximos 20 años debe importar no menos de 20% de su demanda de granos, debido a la transición dietaria de su población (vuelco masivo al consumo de proteínas cárnicas); y advierte que esto forzosamente provocará una situación de crisis crónica en el comercio internacional. La alternativa es aumentar la producción de granos en el mundo, y asumir una concepción de la seguridad alimentaria de carácter global, y no más estrechamente nacional. Rusia ha sido históricamente uno de los grandes productores mundiales de agroalimentos –en 1913, disputaba el segundo puesto en el mundo con la Argentina-, hasta que el régimen soviético destruyó físicamente a sus productores agrícolas en la década del ’30.

Con posterioridad a 1991, su producción ha permanecido estancada y su agro virtualmente paralizado. La agricultura rusa se divide en tres tipos de unidades productivas: a) los productores individuales, que controlan 20% de la tierra agrícola y 48% del ganado, y que representan ya 59% de la producción; b) las grandes corporaciones, sucesoras de las unidades colectivas (koljoses) de la época soviética, que representan el resto de la producción, y algunas de cuyas unidades disponen de un alto nivel de productividad; y c) las unidades familiares, de escaso significado económico e incluso demográfico. Alguna de las grandes corporaciones –Black Earth Farming y Vadim Rusagro- han recibido importantes inversiones extranjeras, entre ellas capitales de fuente china.

Las tierras negras rusas y ucranianas, junto con la Pampa Húmeda de la Argentina, son las más ricas del mundo, pero carecen, en un sentido estricto, de productores agrícolas, desaparecidos tras la colectivización forzada realizada por Stalin en la década del ’30.Por eso el primer componente de la inversión china en el agro ruso, antes que equipamiento de alta tecnología o semillas de avanzada, son equipos profesionales y técnicos que realicen en forma directa la tarea productiva.

Who's involved?

Who's involved?


Languages



Special content



Archives




Latest posts