Logo-text

Paraguay: Aparecen firma panameña y extrañas coincidencias en el caso Chino Cue

27-2-2015, ABC

Registros oficiales muestran la llamativa coincidencia entre la aparición de un supuesto poder otorgado en 2007 para la venta de fincas de Chino Cue, Alto Paraná, y la creación de dos empresas relacionadas entre sí: Tierra de Negocios SA y Enya International Inc., constituida en Panamá, ambas con los mismos accionistas. En los dos últimos gobiernos fracasaron los intentos de cobrar al Estado por estos inmuebles, pero ahora vuelven a intentarlo.

¿Quiénes están detrás de Tierra de Negocios, supuesta dueña de 10.300 ha de Chino Cue? Su actual representante, Carlos Palacios, abogado del presidente Horacio Cartes, nos informó que Enya International Inc. es la principal accionista de la empresa en cuestión.

Según los datos comerciales, Enya International fue constituida en Panamá en diciembre de 2007. Entre los accionistas de ambas firmas figuran José Marcos Sarabia, Paulo Sergio Sarabia y Antonio Ivar Sarabia, quienes también forman parte de la compañía Agrofertil, involucrada en el 2013 en un fallido negociado con tierras del INDI, que incluso acabó con la salida del entonces titular, Rubén Quesnel.

Como si eso fuera poco, se verifican extrañas coincidencias entre la aparición de un supuesto poder para vender tierras de Chino Cue y la creación de las empresas de referencia (ver infografía).

En diciembre de 2007, supuestamente uno de los dueños de las 9.104 ha de Chino Cue, el ciudadano japonés Zuisho Hayashi, otorgó un poder especial a Lai Ching Tuenn, de origen chino, para la venta de esas tierras en el Paraguay, que ambos orientales habían adquirido en condominio.

 
Llamativamente, tres meses después, en marzo de 2008, se crea Tierra de Negocios SA, con un capital de G. 100 millones. Esta firma no compra directamente de los orientales la propiedad, sino que antes aparece un intermediario que adquiere las 9.104 ha en abril de ese mismo año, llamado Héctor Vidal Garay Peralta, ingeniero agrónomo de la zona de Alto Paraná.

Supuestamente, fue Vidal Garay quien revendió la propiedad a Tierra de Negocios en diciembre de 2008, un mes después de que esta empresa haya aumentado su capital a G. 32.000 millones.

El valor de la venta fue de US$ 5,4 millones y, según consta en el contrato de compraventa, la empresa en cuestión pagó US$ 3,7 millones en efectivo a Vidal Garay, y los US$ 1,3 millones restantes se comprometió a abonar directamente a los orientales, por una deuda que el intermediario aún tenía con ellos.

Ese fin de año, Tierra de Negocios compró también alrededor de 1.175 hectáreas de Chino Cue de distintos dueños, pero principalmente de Amílcar Antonio Marecos Reyes, un abogado que hoy tiene el cargo de juez penal de garantías N° 05 de Ciudad del Este.

En el 2011, durante el Gobierno de Fernando Lugo, la empresa de referencia intentó cobrar al Estado G. 11 millones/ha las tierras de Chino Cue, afectadas en gran parte por las leyes de expropiación N° 2327/03 y N° 4040/10. Sin embargo, la operación fue cancelada tras el juicio político que acabó con la destitución de Lugo.

Luego, en la gestión de Federico Franco se dio a conocer este caso, que implicaba que el Estado pague US$ 24 millones a Tierra de Negocios, pero la operación fue abortada definitivamente al verificarse la intervención de apoderados espurios.

Uruguayos en el Chaco

Nuestro diario publicó ayer una foto de una intervención judicial promovida por el Indert en el Chaco, para recuperar tierras, en la que aparecen, llamativamente, dos uruguayos, que fueron vinculados a la empresa Estudio 3.000, dedicada a negocios ganaderos. Sin embargo, según aseguraron ayer referentes de la empresa, esas dos personas no tienen relación alguna con esta firma.
  • Icon-world  ABC
  • 27 Feb 2015

Who's involved?

Who's involved?


Languages



Special content



Archives




Latest posts