Comunidad indígena es rodeada e invadida por ganaderos brasileros

TWITTER
FACEBOOK
8-5-2014, E'a

Mapa satelital muestra como indígenas preservan sus montes hace más de 60 años, mientras ganaderos depredaron casi todo en una década. Desde el 2001, los propietarios extranjeros empezaron a rodear a la comunidad indígena Puerto María Auxiliadora, en Alto Paraguay, y ahora incluso cercaron parte de sus tierras.

Original_maria-aux-600x430
 


La elocuente imagen expone como la comunidad de Puerto María Auxiliadora, demarcada por la línea roja, es la única practicamente que preserva sus montes en la zona.

La elocuente imagen expone como la comunidad de Puerto María Auxiliadora, demarcada por la línea roja, es la que practicamente conserva intactos sus montes en la zona.
Un grupo de líderes de María Auxiliadora recorrió a principios de abril las tierras invadidas en busca de los mojones históricos que demuestran que son suyas. Foto: IA.

Un grupo de líderes de María Auxiliadora recorrió a principios de abril las tierras invadidas en busca de los mojones históricos que demuestran que son suyas. Foto: IA.

Indígenas ayoreos de la comunidad de Puerto María Auxiliadora, distrito de Carmelo Peralta (Alto Paraguay), denuncian a ganaderos brasileños de invasión y atropello a sus territorios ancestrales.

Unas 50 hectáreas les fueron invadidas y desmembradas del lote para la construcción de un camino y colocación de un alambrado para área de pastura, por parte de un hacendado vecino.

Los ayoreos de Puerto María Auxiliadora poseen aproximadamente 20 mil hectáreas de tierra, desde la década del 60. El territorio les fue restituido, mediante una donación hecha por la comunidad religiosa perteneciente a la congregación salesiana. En las 20 mil hectáreas viven 400 familias, unas 1150 personas, agrupadas en 8 comunidades Isla Alta; Guida Ichai; Cucaani, Tiogai, Punta,  Punta Euei, Nueva Esperanza, Atapi.

Contraste de modelos

La comunidad está actualmente rodeada de estancias de ganaderos de origen brasileño. Los mismos empezaron a ingresar con fuerza entre el 2000 y 2001, nos relataron Juan de la Cruz y Carlos Ducubide.

Según se puede constatar en los mapas satelitales, prácticamente en 13 años los ganaderos desmontaron y arrinconaron la comunidad indígena. Sin embargo, el territorio indígena, que tiene títulos desde hace 6 décadas, mantiene prácticamente intactos sus montes.
Un grupo de líderes de María Auxiliadora recorrió a principios de abril las tierras invadidas en busca de los mojones históricos que demuestran que son suyas. Foto: IA.


Invasión

El 8 y 9 de abril pasado, una comitiva de líderes ayoreos, acompañada de abogados y gente de organizaciones que los están ayudando, hizo una recorrida por los territorios invadidos y encontraron los mojones históricos que demarcan la propiedad, y que datan de 1928 incluso.

Ya en Octubre del 2002 se observó una primera invasión al terreno de María Auxiliadora, con una picada. Esta se fue ensanchando y se fueron cercando tierras de los ayoreos entre 2004 y 2005. La picada que invade la propiedad es usada como camino por los propietarios del Sur; a pesar de no haber acuerdos establecidos con los dueños de la tierra (primero el Vicariato y luego las comunidades Ayoreo de María Auxiliadora). Además, le colocaron un portón de acceso. En los días de la recorrida, el ganadero y sus capangas echaron de manera agresiva a los indígenas que estaban en la entrada de la picada, alegando que era “su propiedad”.

La actitud de los propietarios de los lotes al Sur, en el encuentro mantenido en Abril del 2014, es de pretender el dominio sobre la franja comprendida entre las dos picadas, invadiendo la totalidad del sector del lindero Oeste en una superficie aproximada de 50 ha.

Convivencia con el monte

Carlos Ducubide nos comentó que son los únicos que cuentan con cultivos en la zona. Para su consumo plantan mandioca, batata, sandía, poroto y tienen plantas de cítricos. Además se proveen de frutos del monte, por ello tienen un papel fundamental para ellos su conservación. Según una investigación realizada el año pasado por los propios nativos, existen unas 32 especies de raíces comestibles en sus bosques.

Para sus ingresos económicos, los mismos recolectan peces pequeños para carnada vida, del río Paraguay, y los venden a los turistas que vienen a pescar a la localidad de Puerto Murtinho, Brasil. Esta localidad brasilera se encuentra frente a María Auxiliadora.

Compromiso de las autoridades

Carlos y Juan se reunieron ayer por la mañana con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Comisión de Asuntos Indígenas de la cámara de Diputados y varias otras autoridades, representantes de instancias competentes para presentar los documentos que comprueban la invasión de sus tierras.

Los representantes del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra, del Instituto Paraguayo del Indígena, de la Dirección de Derechos Étnicos del Ministerio Público, de la Gobernación del Alto Paraguay se comprometieron a investigar la situación y encontrar una pronta solución. Así mismo, la Comisión de Derechos Humanos y de Asuntos Indígenas de la Cámara de Diputados realizarán un seguimiento del trabajo que realicen las demás instituciones competentes.

“Estamos lejos de la capital y esta es la oportunidad de presentar nuestro reclamo y que ellos vean la forma de ver lo que pasa en el campo y después ver la forma de proceder.  Ya que son autoridades competentes en la situación indígena”, dijo Juan de la Cruz.

“Ojalá sea así, porque en el pasado no conseguimos que atiendan el problema. Este caso, no es el único que afecta a un pueblo indígena, sabemos y esperamos que ahora den respuestas según mandan las leyes nacionales y el Convenio 169” Carlos Ducubide Picanerai.
Ubicación de la comunidad indígena, en rojo.


Original source: E'a
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment