Uruguay: Aumenta la concentración y el MPP insiste en la reforma agraria

TWITTER
FACEBOOK
10-12-2012, El País

VALERIA GIL

El presidente José Mujica creó un impuesto para evitar la concentración de la tierra en pocas manos. Sin embargo, este fenómeno sigue creciendo. Desde el entorno de Mujica reivindica una vieja bandera: la reforma agraria.

Según los datos preliminares del Censo Agropecuario, divulgados la semana pasada, los establecimientos rurales de más de una hectárea que tuvieron actividad agropecuaria entre enero de 2010 y junio del 2011, fueron 44.890, es decir 12.241 menos que los existentes en el año 2000. El 91% de la disminución se explica por explotaciones menores de 100 hectáreas, es decir, pequeños productores.

En resumen, el Censo Agropecuario dio como resultado una fuerte caída en el número de explotaciones agropecuarias (principalmente de pequeños productores), un aumento en el número de establecimientos en manos de sociedades -mayoritariamente extranjeras-, y una mayor concentración de tierra en pocas manos.

De acuerdo al censo, el 2,6% de las explotaciones tiene un tercio de la tierra (33,6%).

REFORMA AGRARIA. En el Movimiento de Participación Popular (MPP) reconocen que el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR, conocido como impuesto a la tierra) e impulsado por Mujica en contra de la opinión del vicepresidente Danilo Astori y del ministro de Economía, Fernando Lorenzo, es un "tímido intento" por frenar la concentración de campos en pocos propietarios.

El ICIR grava a los propietarios de tierras que superan las 2.000 hectáreas de extensión índice Coneat 100.

"Si no le pones el cuchillo en el cogote no la vas a poder sacar la tierra", dijo a El País el histórico tupamaro Julio Marenales, en referencia a lo difícil que le resulta al Frente Amplio ir en contra de la concentración de la tierra.

El polémico impuesto que se comenzó a cobrar este año es un "tímido intento" por frenar la extranjerización de la tierra, afirmaron a El País integrantes del MPP. "El impuesto a la tierra es una limosna. Es un impuesto chico, pero levantó mucho polvo", reconoció Marenales en referencia a los cuestionamientos que surgieron por la aplicación del tributo entre los productores rurales.

"Todo el mundo sabe lo que pensamos respecto a la tierra en el MPP, hay que poner costos a los tamaños de la tierra porque todos dependemos de ellos, es tan valiosa como el agua, es la riqueza que tenemos", acotó el dirigente.

EXPROPIACIÓN. Por su parte, el diputado Álvaro Vega (MPP) dijo a El País que para combatir la concentración de tierra "hay que tomar medidas profundas" y agregó que no tiene miedo de hablar de una reforma agraria.

"Me parece que tenemos que poner un tope a las exportaciones y hacer un camino de expropiación lenta, pero expropiación al final", puntualizó.

Vega sostuvo que la propiedad de la tierra está regulada por el mercado y el gobierno no tiene un plan definido para combatirla.

"A pesar de la preocupación dejamos operar las leyes del capitalismo. El ICIR es un tímido intento por hacer algo, pero no es un camino para evitar la concentración. Es un tema nacional, arbitrar soluciones para el futuro, hay que hablar de reforma agraria", sentenció.

El diputado Mario Perrachón (MPP) también opinó que el ICIR es "una tímida medida para tratar de no concentrar la tierra".

Según Perrachón, en los próximos meses el Frente Amplio debería abordar la problemática generada a nivel rural, porque en la "agitada agenda legislativa" no hubo espacio para tratar el tema.

"Las políticas estatales lo que han fomentado es que se produzca lo máximo posible y no han puesto límites al tamaño, pero creo que el tema estará sobre la mesa después del verano", señaló el legislador.

El presidente del Instituto Nacional de Colonización e integrante del MPP, Andrés Berterreche, dijo a El País que el no haber podido bajar la concentración de la tierra en las dos administraciones del Frente Amplio "no es un problema de gobiernos de izquierda, es un problema de los procesos capitalistas en toda la economía global". Además, aseguró que los gobiernos de Vázquez y Mujica "han tomado medidas, que de a poco, van a ir contrarrestando los procesos concentradores".

PATRIMONIO NACIONAL. En un documento publicado por El País y que discutirá el MPP en su Plenario del próximo sábado 15, se señala que el endeudamiento del campo se superó, pero la concentración de la tierra "que queríamos combatir, aumentó".

Para revertir la situación, el sector mayoritario dentro del Frente Amplio plantea la declaración de la tierra como "patrimonio nacional" y el desarrollo de políticas específicas que frenen la compra de tierras por parte de extranjeros.

Las cifras

2,6%

Porcentaje de las explotaciones que tiene un tercio de la tierra, según el último censo agropecuario del Ministerio de Ganadería.

12.241

Cantidad de establecimientos agropecuarios de hasta 100 hectáreas que dejaron de operar en la última década.

La tierra pasa de mano

La figura jurídica y la nacionalidad de los titulares de los campos en Uruguay sufrió un brusco cambio en los últimos años. En el 2000, el 96,1% de las explotaciones pertenecían a personas físicas uruguayas, las cuales poseían el 90,4% de la superficie. En ese momento las personas jurídicas y dependencias del Estado solo tenían el 0,9% de las explotaciones y ocupaban el 1% del área.

En el 2011 esos números cambiaron y "solo" el 83,8% de los establecimientos estaban en manos de uruguayos. La figura de personas jurídicas y dependencias del Estado (mayormente sociedades anónimas) ahora son el 14,5%.
Original source: El País
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment