Inversiones y créditos chinos a Latinoamérica

TWITTER
FACEBOOK
Sábado, 24 de marzo de 2012, Analítica

Alfredo Toro Hardy

La mayoría de los contratos de crédito prevén su reembolso en especies y no en dinero

Según Cepal de los 113 millardos de dólares que la región recibió en inversiones extranjeras en 2010, 15,3 millardos correspondieron a China. Ello representó 9% del total y colocó a China como tercer inversionista foráneo. No obstante dicho organismo estimaba que en 2011 las inversiones chinas alcanzarían al 25% del total ("Foreign Direct Investment in Latin America and the Caribbean 2010"). De acuerdo a Andrés Cala: "En 2011 China seguramente se convertirá en el primer inversionista extranjero en América Latina" ("Should US worry about China's Latin American inroads?", Energy Tribune, 31 octubre, 2011).

El grueso de dichas inversiones se ha dirigido a la extracción de materias primas y se ha concentrado en un reducido número de países. Sin embargo se anuncian cambios: "Más países latinoamericanos recibirán inversiones directas chinas señaló el vicegobernador del Export-Import Bank de China, Zhu Xinqiang... Al mismo tiempo éstas se diversificarán hacia las áreas de infraestructura, alta tecnología y proyectos agrícolas" (Su Zhou,Chinadaily.com.cn, 13 septiembre 2011). Si bien esta diversificación responde a las exigencias de varios gobiernos latinoamericanos, es también una forma indirecta de asegurar su acceso a recursos naturales: "Debido a las estrictas regulaciones en Brasil y Argentina para la compra de tierras agrícolas por parte de inversionistas extranjeros, China ha cambiado su modelo y está invirtiendo en infraestructura en lugar de tierras... Las inversiones se dirigen al desarrollo de infraestructuras (agrícolas) a cambio de la entrega de cosechas de grano" (China's increasing investments in South American agribusiness", PR Newswire, 28 julio 2011).

Todo parece indicar que las inversiones de ese país seguirán concentrándose en los productores de recursos naturales, que son los que le revisten interés. Interés que no sólo se materializa por vía de inversiones directas sino también de créditos. Desde 2005 China ha prestado alrededor de 75 millardos de dólares a los países sudamericanos, lo cual es más que lo hecho por el Banco Mundial, el Export-Import Bank de Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo combinados (Chris Arsenault, "The dragon goes shopping in South America", Aljazeera.net, 21 diciembre 2011). De acuerdo al Diálogo Interamericano en 2010 China otorgó créditos por 37 millardos de dólares a la región, lo cual supera los 30 millardos que ese año le prestaron juntas las tres instituciones referidas ("China prestó más a América Latina que los entes multilaterales", El Universal, 17 febrero 2012).

La mayoría de los contratos de crédito celebrados prevén su reembolso en especies y no en dinero, lo que hace de ellos fórmulas indirectas de inversión en recursos naturales. Tales préstamos evidencian aspectos positivos y negativos. Lo primero deriva de su ausencia de condicionalidades, lo cual resulta refrescante para una región que se vio sacudida por las imposiciones que acompañaron a los préstamos que otorgó el FMI o que pasaron por su "alcabala". Lo que aquí se plantea es una negociación pragmática. Lo negativo deriva de negociar con el maestro del pragmatismo duro dentro de una relación desigual de fuerzas.

[email protected]
Original source: Analítica
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment