Fondo de pensiones: actores claves en el proceso de acaparamiento de tierras agrícolas

TWITTER
FACEBOOK

GRAIN | Junio de 2011 | English | français | 日本語

Descargar el PDF (569k)

Luchando en defensa de los servicios públicos del agua, un integrante del sindicato canadiense de docentes escribe una pancarta que dice: “USTED NO  APOYA la privatización del agua, ¿POR QUÉ SU FONDO DE PENSIONES?” Los fondos de pensiones son un blanco cada vez más importante para la acción de los movimientos sociales, grupos sindicales y organizaciones de ciudadanos.

La adquisición de grandes extensiones de tierras agrícolas está generando conflictos y controversias alrededor del mundo.  Un número creciente de informes revelan que estos proyectos son perjudiciales para las comunidades locales y  promueven una forma de agricultura  inapropiada para un mundo sumergido en una grave crisis alimentaria y medioambiental. (1)   Sin embargo, los fondos de inversión siguen fluyendo hacia la compra de tierras agrícolas extranjeras,  atraídos como el acero hacia el imán.  ¿Por qué?   Por los beneficios financieros potenciales. Entre los mayores inversionistas que buscan sacar provecho de tales adquisiciones se encuentran los fondos de pensiones, con miles de millones de dólares invertidos.

Actualmente,  los fondos de pensiones  manejan US$ 23 billones en activos, y se estima que alrededor de US$ 100.000 millones están invertidos en el sector de mercancíass o commodities.  Y, al parecer, de esta última cifra, alrededor de US$5.000 a 15.000 millones se destinan a la adquisición de tierras de cultivo.  Hacia el año 2015, se espera que estas inversiones en mercancías y tierras se dupliquen.

Se supone que los fondos de pensiones están al servicio de los trabajadores, ayudándoles a mantener a salvo sus ahorros para el retiro en fechas futuras.  Por esta sola razón, debiera existir alguna forma de rendición de cuentas, públicas o de otro tipo,   al momento de definir las estrategias y tomar decisiones de inversión.    En otras palabras, los fondos de pensiones pueden ser uno de los pocos acaparadores de tierras que la gente puede desbaratar, por el sólo hecho que ellos son los dueños del dinero.  Esto convierte a los fondos de pensiones en un importante objetivo para los movimientos sociales, grupos de trabajadores y organizaciones ciudadanas.

El tamaño y peso de las pensiones

FUENTE: Pensions & Investments, 6 de septiembre de 2010, P&I/Towers Watson World 300

Hoy en día, las pensiones de las personas son frecuentemente  manejadas  por empresas privadas en representación de sindicatos, gobiernos, individuos o empleadores. Estas compañías son responsables de salvaguardar y hacer crecer los ahorros para la jubilación, de forma que sean pagados a los trabajadores en mensualidades, después del retiro.  Cualquier persona suficientemente afortunada como para tener un trabajo y ser capaz de ahorrar algún ingreso para el retiro, probablemente tiene una pensión que está siendo administrada por una u otra firma. A nivel mundial, significa mucho dinero. Los fondos de pensiones manejan actualmente US$23 billones en activos. (2)  Y , los  más grandes son aquellos administrados por los gobiernos, como en Japón, Noruega, Holanda, Corea y Estados Unidos (ver Cuadro 1).

La pensiones - tanto las administradas institucionalmente como aquellas cuentas previsionales individuales -  fueron seriamente afectadas por la crisis financiera reciente, particularmente en Occidente.  Como consecuencia, las administradoras de fondos previsionales y pensiones  están  

tratando de reconstruir las carteras de largo plazo para sus clientes.  Para ellos, las tierras agrícolas son muy  atractivas ya que ven en ellas lo que llaman buenos “fundamentos”: un patrón económico claro de oferta y demanda que, en este caso, depende de una creciente  población mundial necesitada de alimentos,  y recursos finitos para alimentar a esta población.  Los administradores de estos fondos consideran que los precios de la tierra son relativamente bajos en países como Australia, Sudán, Uruguay, Rusia, Zambia o Brasil.  Ven que los precios se mueven sincronizadamente con la inflación (y, lo que es importante, con los salarios) pero no con los precios de otras mercancías o commodities presentes en sus carteras de inversión, logrando así diversificar el flujo de ingresos.   También consideran los beneficios de largo plazo por el precio creciente de la tierra y,  los ingresos que se obtienen, mientras tanto, con las ventas de cosechas, ganado lechero y producción de carne.  Si uno tuviera el control de dineros que deben ser pagados a los trabajadores en 30 años más, uno también podría ver la lógica en esto.

La escala es uno de los factores que hace que estos fondos tengan un papel importante.  Sólo recientemente los fondos de pensiones empezaron a invertir en mercancías o commodities, incluyendo alimentos y tierras agrícolas.(3) Con los precios de los commodities y alimentos fuertemente en alza  (ver Gráfico 1), la agricultura es clara e inequívocamente una fuente de beneficios futuros para los inversionistas institucionales.(4) 

Fuentes: Banco de Pagos Internacionales  (I)  Organización para la Alimentación y la Agricultura, Naciones Unidas (R)

Según Barclays Capital, actualmente alrededor de US$320000 millones de los fondos institucionales están invertidos en mercancías o commodities, en comparación con sólo US$6000  millones de diez años atrás.  Los fondos de alto riesgo suman otros US$60.000 -100.000 millones.  Se espera que estas cifras se dupliquen en pocos años más.(5)

En este panorama, se puede decir que los fondos de pensiones son los mayores inversionistas tanto en mercancías o commodities en general (US$ 100.000 millones de los US$ 320.000 indicados más arriba), como en tierras agrícolas en particular.(6)   Numerosas investigaciones realizadas al interior del sector señalan que los administradores de fondos de pensiones están tratando de invertir en tierras agrícolas – una nueva clase de  activos que ofrece retornos anuales entre 10% a 20% - como nunca antes.(7)   Esto no debiera sorprender a nadie que haya estado monitoreando los grandes seminarios sobre “inversiones ag”   realizados durante los últimos tres años en hoteles de lujo desde Zurich a Londres, desde Nueva York a Singapur.  Por ejemplo, la Conferencia Mundial de Inversiones Ag, celebrada en el Waldorf Astoria en Manhattan hace sólo un mes atrajo cerca de 600 inversionistas, desde Bunge hasta el Deutsche Bank.  En conjunto, este grupo representó una participación en los activos agrícolas a nivel mundial que suma  US$10.800 millones, con planes de aumentar esta participación a US$18.100 millones (67% más) en los próximos tres años.  Para muchas de estas empresas, las tierras agrícolas están en el centro de su estrategia de compra.  En esta

PDF aqui.

Hoy en día,  las commodities como las tierras agrícolas constituyen, en promedio, 1-3% de las carteras de los fondos de pensiones.(8)  Hacia el año 2015,  se espera que las decisiones estratégicas que se están tomando en la actualidad,  impulsen estos porcentajes a un “nuevo óptimo” de 3-5%.(9)  Aunque cifras de uno, tres o cinco por ciento suenen terriblemente pequeñas,  estos fondos son tan enormes que un uno por ciento puede significar cifras de varios miles de millones de dólares.   En el Cuadro 2 se intenta entregar mayores antecedentes examinando algunos ejemplos de  carteras de tierras agrícolas  de las administradoras de pensiones.  Pero, como de costumbre, la información es opaca y difícil de encontrar.

Llamando a las bases

El panorama general es el siguiente:

  • los inversionistas institucionales más grandes están programando duplicar sus portafolios de propiedades de commodities agrícolas, incluyendo tierras agrícolas;
  • al parecer, esto ocurrirá muy pronto;
  • este repentino flujo de dinero hará  subir los precios mundiales de los alimentos
  • este aumento en los precios afectará fuertemente a las comunidades rurales y pobres,  y a la clase trabajadora.

Puede no ser fácil lograr influenciar a los gerentes de los fondos de pensiones.  Después de todo,  ellos no tienen otro objetivo que  hacer dinero – incluyendo sus comisiones – con los fondos que se les confían.   Pero, con seguridad,  los sindicatos de trabajadores, los organismos que planifican los beneficios para los empleados, las oficinas de pensiones, los gobiernos y otras instituciones responsables de decisiones estratégicas acerca de cómo deben desarrollarse e invertirse los fondos de pensiones, pueden y debieran ser persuadidos para dejar de invertir en tierras de cultivo y otras commodities agrícolas.

Una experiencia reciente en Estados Unidos, descrita por Sarah Anderson del Instituto de Estudios Políticos, es un buen ejemplo:

Una coalición de familias campesinas, grupos unidos por la fé y la lucha contra el hambre, junto con asociaciones de empresarios, han iniciado una campaña para persuadir a los inversionistas de retirarse de los fondos que contengan mercancías o commodities.  Su primera meta: CALSTRS, el sistema de jubilación de los profesores de California, el que ha estado considerando cambiar US$2.500 millones de su cartera hacia llas commodities.   En respuesta a esta campaña,  la compañía CALSTRS, decidió el 4 de noviembre adoptar una estrategia diferente y, en vez de invertir US$ 2.500 millones,  no invertirá más de US$150 millones en commodities por 18 meses; esto, en tanto se realizan estudios de mayor profundidad acerca de los potenciales problemas.(10)

Estas campañas de des-inversión – que podrían tener la finalidad de asegurar que los fondos de pensiones no compren tierras agrícolas en el exterior – son claramente factibles de realizar y podrían marcar la diferencia.   Además, pueden sumarse al impulso más amplio que existe en muchos de nuestros países para repensar dos asuntos vitales: las políticas alimentarias y agrícolas, que requieren estrategias constructivas de inversión y, el sistema de jubilación en general.  Hay demasiado en juego como para desaprovechar estas oportunidades.

---

(1)  Véase los documentos de la conferencia internacional sobre Apropiación Mundial de Tierras, realizada entre el 6 y 8 de abril de 2011 en el Instituto de Estudios para el Desarrollo, Universidad de Sussex, Reino Unido, http://www.future-agricultures.org/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=1547&Itemid=978.  Véase también el reportaje de John Vidal para el Guardian, http://www.guardian.co.uk/world/2011/mar/21/ethiopia-centre-global-farmland-rush; la película de Alexis Marant,  Planet for Sale (http://farmlandgrab.org/post/view/18542); los estudios realizados  por el Instituto Oakland sobre el comercio de tierras en África (http://media.oaklandinstitute.org/land-deals-africa); el Llamamiento de Dakar contra el acaparamiento de tierras, elaborado por los participantes del Foro Social Mundial en Febrero de 2011 y presentado a los ministros de agricultura del G20 en Junio de 2011 (http://viacampesina.org/en/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=23&Itemid=36); y la declaración colectiva contra las inversiones "responsables" en tierras agrícolas preparada por La Vía Campesina, FIAN, LRAN, WFF y GRAIN en abril de 2011 (http://www.grain.org/nfg/?id=767).

(2)  En comparación, los fondos soberanos de inversion suman alrededor de US$4.000 billones en activos.

(3)  Se denomina commodities o mercancías a los bienes y servicios básicos que son comprados y vendidos a granel  - como el petróleo, oro, arroz , café cobre o carne. "Básico" significa que pueden ser utilizados como materia prima, para elaborar otros bienes o servicios.  Y, “a granel”, significa  que el bien puede ser acopiado desde varios orígenes con un nivel alto de uniformidad.  Entonces, un saco de arroz o un barril de petróleo puede estar compuesto de producto proveniente de diversos campos o pozos, en la medida que tienen similares características básicas. Los commodities, según el desglose usado por onValues Investment Strategies and Research en un reciente informe para el gobierno suizo, frecuentemente están siendo comercializadas en la forma de contratos de futuros, de inventarios físicos, de los llamados activos “reales” (como la tierra) y  paticipación en el capital de empresas con activos productivos.  Véase  Ivo Knoepfel, "Responsible investment in commodities: the issues at stake and a potential role for institutional investors", proyecto cofinanciado por la Confederación Suiza, PRI y  Pacto Global de la ONU, Zurich, enero de 2011, p. 3 (disponible en http://farmlandgrab.org/post/view/18339).

(4)  A pesar de que  algunos quieran negarlo, muchas personas – desde banqueros  hasta organizaciones  ciudadanas  – han argumentado y mostrado la forma en que los inversionistas en commodities están, de hecho, alimentando la actual subida de precios de los alimentos,  especialmente desde la debacle financiera de 2008. Entre los análisis recientes disponibles sobre esta materia, elaborados por organizaciones ciudadanas,  se incluye el trabajo sobre especulación alimentaria realizado por el Movimiento para el Desarrollo Mundial (http://www.wdm.org.uk/food-speculation) y el material preparado para la campaña GROW de Oxfam (http://www.oxfam.org/en/grow).

(5) Vea Ivo Knoepfel, op. Cit., p. 2.

(6)  Ibid., p 16.

(7)  Muchos de estos contratos de tierras no son inversiones en sentido económico productivo.  Más bien,  son esquemas financieros para generar retornos de capital en forma de renta. Véase el análisis realizado por Hubert Cochet y Michel Merlet, "Land grabbing and share of the value added in agricultural processes. A new look at the distribution of land revenues", trabajo presentado en la conferencia internacional  sobre Acaparamiento Mundial de Tierras, realizado en el Instituto de Estudios para el Desarrollo, Universidad de Sussex, Reino Unido, 6–8 de abril de 2011, http://www.future-agricultures.org/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=1174&Itemid=971

(8)  Algunos de los fondos más grandes asignaron cerca de 7% de sus carteras  a mercnacías o commodities.

(9)  Knoepfel, op. cit., p. 14.

(10)  Sarah Anderson, "Food shouldn't be a poker chip", IPS, Washington DC, 15 de noviembre de 2010, http://www.ips-dc.org/articles/food_shouldnt_be_a_poker_chip.  Para mayor información, véase "Stop gambling on hunger", http://stopgamblingonhunger.com/?page_id=838



MAYOR INFORMACIÓN

El sitio web farmlandgrab.org se actualiza permanentemente con noticias sobre los fondos de pensiones que están invirtiendo en tierras agrícolas.  Para una revisión directa, véase http://farmlandgrab.org/search?query=pension+fund&sort_order=date. Este sitio entrega, también, una serie de contactos y reportajes acerca de experiencias  de personas con relación a la fiebre mundial por tomar el control de las tierras agrícolas en el contexto de la actual crisis mundial de alimentos.

Vea una presentación de José Minaya de TIAA-CREF en la Conferencia del Banco Mundial sobre tierra, en abril de 2011: http://vimeo.com/23314644

Original source: GRAIN
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment