Boletín Nyéléni núm. 40 - Acaparamiento de tierras y justicia agraria

TWITTER
FACEBOOK
14-6-2020, Boletín Nyéléni

Editorial : Acaparamiento de tierras y justicia agraria

La tierra es la base de la vida social. Es la base de la producción agrícola, pero también configura la dinámica política, económica, y cultural de la sociedad y es configurada por ellas : el poder influye sobre el acceso a la tierra, y el acceso a la tierra otorga poder.

Considerando el papel fundamental de la tierra para la sociedad humana, es lógico que también haya sido fundamental para la acumulación de ganancias en la expansión del capitalismo mundial. Los acaparamientos de tierras a larga distancia –la expropiación, mercantilización y privatización de tierras alejadas – han sido una característica fundamental de la historia mundial durante 500 años. Los gobiernos han intentado siempre controlar la tierra, pero desde que en Inglaterra se vallaron las tierras campesinas y desde la conquista europea de las tierras indígenas que comenzó en 1492, el acaparamiento de tierras ha formado parte del entramado de intereses coloniales e imperiales del capital privado junto con los Estados. El resultado : oleadas continuadas de desposesión, genocidio y esclavización de pueblos Indígenas, Negros, y Mestizos. Así pues, si bien el acaparamiento de tierras refleja la continuidad, las fuerzas motrices y los impactos contemporáneos deben entenderse también en su contexto actual.

Este número de Nyéléni es la primera parte de dos ediciones (junio y septiembre) dedicadas al tema de la tierra. Este número examina los problemas de la actual carrera por la tierra de los actores financieros y empresariales, desde locales a globales. Estudia las oportunidades actuales y cartografía las estrategias y soluciones para promover el cambio. La tierra es un sitio de disputas e injusticia ; también es un sitio de luchas, y avance hacia la soberanía alimentaria y la justicia.

M. Jahi Chappell y Erik Hazard, Food First

Acaparamiento de tierras y justicia agraria


Original source: Boletín Nyéléni
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment