Karuturi culpable de evasión fiscal

TWITTER
FACEBOOK
El director de Karuturi, Sai Ramakrishna Karuturi

Tax Justice NetworkForum SydGRAINAnywaa Survival OrganisationSouth Indian Coordination Committee of Farmers Movements ▪ Muungano wa Wanavijiji

BOLETÍN DE PRENSA
Nairobi, 22 de abril, 2013

(English / Français)

Karuturi culpable de evasión fiscal
Hay evidencias de que este gigante global de la floricultura quebrantó la ley en Kenya

El gobierno de Kenya halló culpable de evasión fiscal a Karuturi Global Ltd, el productor de rosas cortadas más grande del mundo. Ésta es la primera vez que un gobierno africano lleva a los tribunales —mediante un proceso público— a una enorme compañía multinacional por manipular sus precios de transferencia. Una amplia alianza de movimientos y organizaciones de la sociedad civil está celebrando que el gobierno de Kenya haya resuelto ponerle un alto a tal comportamiento y que lo haya hecho con transparencia.

A fines de 2012, las autoridades fiscales de Kenya (Kenya Revenue Authority) dictaminaron que la multinacional, con sede en Bangalore, India, solía alterar sus precios de transferencia para evitar pagarle al gobierno de Kenya unos 11 millones de dólares (8 millones de Euros) en impuestos al ingreso empresarial —parte de una disputa fiscal mayor con las autoridades gubernamentales que equivale a una cuarta parte de las ventas de la empresa en 2012. El 4 de abril de 2013, Karuturi apeló la sentencia, lo que provocó que los procesos entraran al dominio público.

"Compañías como Karuturi están desangrando a África", dice la doctora Attiya Waris, docente decana en derecho fiscal de la Universidad de Nairobi y vicepresidenta de la Red de Justicia Fiscal . "La manipulación de los precios de transferencia le roba a los trabajadores y ciudadanos de Kenya el acceso a una buena educación pública, a la atención a la salud, a los servicios de transporte y a un ambiente limpio; algo que nuestro gobierno puede proporcionar únicamente si cuenta con los ingresos apropiados".

La evasión fiscal le cuesta a los países en desarrollo un billón de dólares al año

Anualmente Karuturi produce 580 millones de rosas en sus instalaciones en Kenya, Etiopía e India. (Una de cada nueve rosas que se compran en Europa proviene de un vivero de Karuturi.) Las flores que produce en Kenya se embarcan a Europa a través de una subsidiaria en Dubai. Al declararle un valor más bajo a la mercancía que envía a sus almacenes en Dubai, la empresa se ahorra costos en su declaración de impuestos. Esto es ilegal de acuerdo con las leyes kenianas.

Waris y otros calculan que la fuga de capitales procedente de la evasión fiscal le cuesta a los países en desarrollo cerca de un billón de dólares por año.

"Compañías como Karuturi tienen que jugar limpio", recalca Stephen Gichochi, de Forum Syd, cuya contraparte —Muungano Wa Wanavijiji— discutió el punto con los trabajadores de Karuturi Flower Farms en Naivasha, Kenya, recientemente. "Los trabajadores de los viveros de Karuturi tienen una serie de preocupaciones en torno al equipo de aspersión, a los servicios de salud, a los salarios y la vivienda, y necesitan mejorar lo más pronto posible sus condiciones laborales".

El acaparamiento de la tierra

Karuturi también se expande agresivamente hacia una agricultura en gran escala, y en 2009 adquirió derechos de largo plazo en 300 mil hectáreas de tierra de cultivo fértil en Etiopía. La tierra la rentó del gobierno, pero surgió un fuerte conflicto en torno a la compensación, desplazamiento y relocalización de los habitantes y los pastores que vivían en dichas tierras o pastaban sus hatos en ellas.

"Estamos extremadamente agradecidos con las autoridades de Kenya por haber atrapado a este acaparador, justo en sus propias vías", dice Nykaw Ochalla, de Anywaa Survival Organisation, un grupo que defiende a las comunidades anuak que han sido gravemente afectadas por Karuturi en Gambela, Etiopía. "Esta compañía es criminal, en muchos rubros", continúa Ochalla.

"No sólo son evasores de impuestos. A Karuturi se le acusa de violaciones a los derechos humanos, de condiciones laborales infames, de poner en peligro el ambiente y más", apunta Devlin Kuyek de GRAIN, uno de los grupos que siguen de cerca la disputa fiscal. "Incluso el Grupo del Banco Mundial le negó a Karuturi el seguro de riesgos políticos que solicitaba en relación con sus operaciones en Etiopía".

###

Si buscan información de contexto, por favor consulten "Una letanía de problemas", que perfila la vasta serie de quejas contra Karuturi. Disponible en http://farmlandgrab.org/post/view/21957

Si desean entrevistas o mayor información, por favor contacten a:

Original source: TJN et al
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment