Efecto cruzado: extranjeros vienen por tierra local y los argentinos se “enloquecen” con el Uruguay

TWITTER
FACEBOOK

IProfesional, 5-11-10

En lo que va del año, casi la totalidad de las compras de campos en el país vecino, que movieron más de u$s450 millones, fueron protagonizadas por inversores argentinos. Las áreas más demandadas del otro lado del Río de la Plata.

Por Patricio Eleisegui

Mientras crece el interés de países como China, India, Arabia Saudita o Qatar por adquirir tierras en el país, el desembarco de productores argentinos en Uruguay sigue elevando su ritmo y concentrando el grueso de las operaciones de compra de campos que se suceden del otro lado del Río de la Plata.

Así, de acuerdo a agentes inmobiliarios locales y a estadísticas de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias oriental, en lo que va del año casi la totalidad de las 950 adquisiciones de campos celebradas en el país vecino fueron protagonizadas por compradores argentinos.

De acuerdo a la entidad uruguaya, las operaciones subieron cerca del 10 por ciento respecto de igual período pero de 2009, aunque la superficie transferida alcanzó un incremento del 25,8%, totalizando unas 180.000 hectáreas de tierra, que pasaron a control extranjero.

El traspaso de estos campos le significó a Uruguay ingresos por más de 450 millones de dólares.

Según precisaron a iProfesional.com desde la Cámara Inmobiliaria oriental, el capital foráneo mantiene bajo su poder cerca del 25% del territorio del país limítrofe. Esto es, unas tres millones de hectáreas.

Dentro de ese porcentaje, los argentinos mantienen una presencia mayoritaria, siendo propietarios de las tierras más productivas de los departamentos de Colonia, San José, Río Negro y Soriano.

Precisamente, esta expansión es lo que también sigue incrementando el valor de los lotes del otro lado del charco. En los distritos mencionados, hasta diciembre de 2009 la cotización de la hectárea no superaba los 3.000 dólares, mientras que hoy la misma superficie se ofrece a un promedio de 9.000.

"La compra de tierras sigue siendo una prioridad para, principalmente, los pooles de siembra argentinos. Conocen la política local, y no se ven afectados ni por las retenciones ni por las cargas impositivas. Los argentinos no ponen reparos en quedarse con los campos que en Uruguay están en la categoría de ‘premium'", comentó a iProfesional.com Gabriel Conde, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Uruguay.

"En la actualidad, prácticamente todo el litoral uruguayo, con las áreas de siembras de mayor rinde, está en manos argentinas. Soja, trigo, cebada y maíz, es parte de lo que se cultiva en espacios donde no queda nada para vender. Es este achique en la oferta lo que también está haciendo que los precios de las tierras uruguayas hayan subido tanto en este último tiempo", agregó.

El predominio de los argentinos, tanto en lo que hace a control de áreas productivas como a compra de campos, también es ratificado por Sebastián Da Silva, ejecutivo de la comercializadora local Da Silva Agroinmuebles.

"El mercado está muy tonificado porque hay una ecuación que siempre da acierto: altos precios de las materias primas, elevados valores de los productos agropecuarios y depreciación del tipo de cambio", declaró.

Para el ejecutivo, la irrupción de más actores en el mercado agrario uruguayo convierte al escenario en "un círculo extremadamente virtuoso, porque esos nuevos inversores ingresan al circuito de la producción adquiriendo tierras a valores que, lejos de especular con la inversión, obligan a apostar al uso de una mayor tecnología y a darle mayor valor agregado a sus producciones".

Al respecto, Eduardo Caldeyro, principal de la uruguaya Caldeyro Stajano Bienes Raíces, sostuvo que "el 70% de la demanda está dada por los grandes grupos agrícolas ya instalados, que quieren agrandar sus áreas, y el otro 30% son productores individuales".

En tanto, Federico Rodríguez, operador de Cerro Largo, coincidió en que existe una fuerte corriente de empresas argentinas interesadas en tierras "notándose una baja presencia de agricultores individuales".

La atracción de la costa

Colonia, San José, Soriano y Río Negro, todos departamentos con costas sobre los ríos Uruguay o del Plata, son los distritos en los que la avanzada argentina ejerce un control casi total de las principales áreas productivas.

Además de la riqueza del suelo, la cercanía a los principales puertos de Uruguay, sumado a la disponibilidad de instalaciones para el almacenamiento de granos, y la presencia de las rutas más cuidadas de la nación oriental son algunos de los argumentos que aceleran los parámetros dentro de la escala de precios.

El fenómeno sojero en el litoral oeste del país vecino, aseguraron fuentes uruguayas a este medio, viene siendo protagonizado por el empresariado argentino de 2003 a esta parte.

Aunque, en lo que va de 2010, el movimiento se ha profundizado de tal manera que prácticamente no existen lotes que se ofrezcan en arrendamiento, y los campos en situación de venta resultan ser cada vez menos.

"Hay muy pocas ofertas de buenos campos para la agricultura. Hoy un productor puede estar varios meses sin concretar una buena operación", comentó al respecto Alejandro Zambrano, operador de mercados agrícolas de Uruguay.

En esa dirección, y de acuerdo a información divulgada por la consultora Openagro, en los últimos años la fuerte demanda de campos para soja, la falta de ofertas y los altos precios locales acortó la brecha de los precios de los alquileres agrícolas entre Uruguay y la Argentina.

Por ejemplo, valores de arrendamiento que antes eran 50% más baratos en Uruguay, ahora están entre 20% y 25% por debajo.

Con respecto a estos indicadores, Conde, de la Cámara Inmobiliaria oriental, expresó que "se está dando que muchos inversionistas chicos de la Argentina, que no son productores, compran pequeñas superficies y luego las arriendan para sacar alguna ganancia".

"Muchos argentinos, ajenos al negocio agrario tradicional, vienen y compran 50, 100, 150 hectáreas y las arriendan. Con eso obtienen una renta importante, y de paso se aseguran una presencia en un mercado en crecimiento", añadió.

Una ley que no tocaría a los argentinos

Las características de esta oleada de compras, y el avance del capital extranjero en general en suelo uruguayo, viene siendo tema de discusión del otro del Río de la Plata. Y no son pocos los intentos por imponer un marco que regule lo que sucede en este escenario.

En este contexto, el presidente José Mujica, encargó recientemente a tres senadores de su partido la elaboración de un proyecto de ley que permita evitar este tipo de adquisiciones, en un momento en el que ha habido "algunas intenciones" (de compra) en el país por parte de Estados asiáticos, reconoció el senador Jorge Saravia.

Pero, para tranquilidad de los argentinos, la aprobación de una medida legal de este tipo no afectaría a los inversionistas de territorios vecinos a Uruguay.

"No estamos hablando de empresas brasileras o argentinas que vienen y se instalan a producir en agricultura o ganadería en Uruguay, muchas de las cuales están con sus familias", afirmó Saravia, en declaraciones a la agencia AFP.

"Hablamos de lo que hoy se está dando en el mundo y que aparece cada vez con más incidencia y son países interesados en comprar pedazos de países o empresas ligadas a esas naciones interesadas en comprar lugares en el mundo donde están los recursos de la comida, el agua dulce o la energía", aclaró.

En paralelo a estos intentos, en agosto de este año, el gobierno de Brasil aprobó una reinterpretación de la ley que limita la compra de tierras por extranjeros, eliminando una brecha que durante más de diez años permitió a muchas empresas foráneas comprar millones de hectáreas en ese país.

El gobierno de Lula decidió que las firmas controladas por extranjeros tendrán que atenerse a la ley de 1971 que limitaba a un máximo de 5.000 hectáreas (entre 250 y 5.000 hectáreas, según las zonas del país) las tierras rurales que un extranjero podía adquirir en Brasil.
Original source: I Profesional
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment