¡Hemos logrado tierras para las primeras 140 familias desalojadas en el Valle del Polochic, Guatemala!

TWITTER
FACEBOOK
19-10-2013, Oxfam
 

Este sábado 19 de octubre se entregaron las primeras tierras a 140 familias de las 769 desalojadas en el Valle del Polochic en marzo 2011. Este gran logro es producto de la campaña Vamos al Grano - CRECE y de 107.000 personas de 55 países en el mundo que sumaron fuerzas para que se hiciera justicia. ¡Gracias a todas las personas y organizaciones implicadas!

El Presidente Otto Perez Molina hizo personalmente la entrega de los títulos de propiedad a las primeras 140 familias. Durante el acto estuvieron presentes representantes de todas las comunidades desalojadas en el Valle del Polochic, miembros del Comité de Unidad Campesina – CUC, otras organizaciones sociales y miembros de Oxfam. Durante este mismo evento se entregaron  600 títulos a otras comunidades que no forman parte del grupo de familias desalojadas.

Este éxito evidencia la importancia de las alianzas locales para poder lograr cambios nacionales, al mismo tiempo que seguimos trabajando en materia de incidencia política a nivel global. Es importante incidir hacia el Banco Mundial por su responsabilidad en los procesos de acaparamiento de tierras, pero también es igual de importante lograr cambios reales y tangibles en la vida de las personas que están sufriendo los acaparamientos de tierra día a día.

De todas maneras, la lucha no ha terminado. Quedan 629 familias que aún están esperando justicia.  Seguiremos atentos al gobierno para que cumpla su compromiso de un reasentamiento digno e integral para todas las 769 familias desalojadas; garantizando un traslado digno, asistencia alimentaria, vivienda digna, proyectos productivos y servicios de educación y salud.
Entrega de 107 mil firmas al Gobierno

Tras un gran acto de movilización realizado el lunes 22 de abril frente al Palacio presidencial, el Gobierno de Guatemala reconoció la promesa que hizo hace un año de devolver las tierras a las familias desalojadas del Valle del Polochic, una promesa que no ha cumplido. Además, el ministro de Agricultura recogió las 107 mil firmas de ciudadanos y ciudadanas de 55 países  y afirmó que comparte la demanda válida y legítima de las organizaciones campesinas del Polochic.  

El Gobierno guatemalteco cuenta con dinero para resolver la situación de estas familias y ha expresado su voluntad de hacerlo. Así, se ha comprometido a buscar mecanismos para hacer efectiva la compra de tierras para las familias desalojadas, a proporcionar atención alimentaria a las familias y a aplicar una política de desarrollo en el Valle del Polochic que permita solucionar los conflictos sociales.

Un reciente informe de Naciones Unidas en Guatemala respalda punto por punto las principales peticiones de las organizaciones campesinas y pide al Gobierno de Guatemala que suspenda los desalojos forzosos hasta contar con una legislación al respecto. También insta al Gobierno de Guatemala a cumplir los compromisos que adquirió con El Polochic.

Tanto Oxfam como las organizaciones de la Marcha Campesina Indígena y Popular mantendremos nuestras acciones de apoyo hasta que todas las familias desalojadas puedan volver a tener un hogar.
¿Qué paso en El Polochic?

En marzo de 2011, 769 familias campesinas e indígenas fueron expulsadas de sus viviendas del Valle del Polochic (Guatemala). Sus cultivos fueron quemados y tres campesinos murieron como consecuencia de la violencia empleada por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado y la empresa Chabil Utzaj.

Dos años después del desalojo, las 769 familias siguen viviendo en condiciones indignas, sin casas donde vivir ni tierras que cultivar. Tras la expulsión de sus fincas, los campesinos decidieron cultivar en la orilla del río, en unas tierras del Estado que no pueden ser vendidas a empresas privadas. Sin embargo, la misma empresa azucarera que los expulsó ha arrasado recientemente estos cultivos, dejando a las familias sin los granos básicos para su subsistencia.

Mientras tanto, el hambre se ha convertido en la realidad diaria para las familias campesinas que antes trabajaban la tierra cultivando maíz, frijol y otros alimentos. Los campesinos y campesinas del Valle del Polochic no quieren bolsas de alimentos ni fertilizantes. Sólo quieren que les devuelvan las tierras en las que han vivido y cultivado durante generaciones.

El caso del Valle del Polochic es un claro ejemplo de acaparamiento de tierras. Esta tendencia, cada vez más extendida, da lugar a desalojos, violaciones de los derechos humanos y destrucción de la forma de vida de comunidades que dependen de la tierra para subsistir.
Original source: Oxfam
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment