Sojeros brasileños arrasan con parques nacionales en Paraguay

TWITTER
FACEBOOK
6-6-2013, El Mundo

La indignación ganó a varios grupos de campesinos que, cansados de tanta desidia gubernamental, denunciaron en Radio Ñandutí los diferentes atropellos que sufren algunos parques nacionales del Paraguay a manos de productores sojeros, algunos de estos de nacionalidad brasileña.
 
El programa radial 'Made in Paraguay' fue el sitio de denuncia de la desaparición de un parque nacional de 2.000 hectáreas, denominado Yacui. Son los mismos indignados que informaron –en formato de denuncia- que el parque Ñacunday está siendo invadido y depredado por los productores de soja, que avanzan sobre los montes naturales.
 
Los sojeros han actuado hasta el momento con total impunidad, y la inacción es el consentimiento de las autoridades pertinentes en la zona del Alto Paraná.
 
La Corte Suprema de Justicia aprobó que las tierras del Ñacunday fueran distribuidas a colonos de origen brasileño, durante el gobierno militar de Stroessner, y a partir de allí comenzó la depredación de las 272.000 hectáreas. Uno de los campesinos, Federico Ayala, dijo a Radio Ñandutí que dos Parques Nacionales, Ñacunday y Yacui, "fueron invadidos y alambrados por Favero, depredándose riquezas naturales maravillosas como el gran salto del Ñacunday y bosques nativos, que fueron arrasados por topadoras para plantar soja transgénica afirman pobladores de la zona", aludiendo a uno de los tantos empresarios que desforestan el lugar.

Destructores de bosques

"La guerra mediática explota en su maquiavélica agenda la imagen de los campesinos paraguayos pobres como los criminales del ambiente, los expoliadores de árboles, y los destructores de bosques para rollos. La mentira tiene el tamaño de las tierras de Favero, el gran depredador del Paraguay, ya que desde la época de Stroessner alambró tierras públicas como su propiedad privada en forma ilegal, e incluso se habría apoderado de Parques Nacionales, sin que el Estado paraguayo se inmute, investigue y recupere. El grupo Favero acumula territorios tanto en la región oriental como occidental, alcanzando según cifras extraoficiales más del millón de hectáreas en manos de un solo propietario, mientras más de 300.000 familias no tienen tierras para cultivar en Paraguay", señalan los entrevistados.
 
Los bosques han desaparecidos, las tierras han sido arrasadas por las grandes topadoras. Donde había monte, hoy hay soja. Y esta extensión del cultivo lleva a que el empresario Favero haya anexado a su peculio de campos, parques nacionales. Juan Ramón Galeano, líder campesino de la zona, indicó que el Parque Nacional Ñacunday y Yacui ya fueron deforestados por Favero. Otros testimonios citaron cifras y cantidad de hectáreas cultivadas, donde un solo grupo empresarial dispone de 171.000 hectáreas en la zona del Chaco, y todo en detrimento de los bosques naturales y parques nacionales.
Original source: El Mundo
TWITTER
FACEBOOK
TWITTER
FACEBOOK

Post a comment

Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment