Header-farmlandgrab-en3
Icon-globe   Icon-fb   Icon-twitter   Icon-rss  
Home About events Gallery Publish
Subscribe
Help

Who's involved?

Archives

Languages

Special content

Madagascar: Resistencia comunitaria contra el robo corporativo de tierras
Published: 06 Apr 2011
Posted in:  Daewoo | Korea | Madagascar
Comments (0) Print Email this

farmlandgrab.org | 6 de abril 2011

“El gobierno de Madagascar debería trabajar para mejorar la agricultura local y apoyar a las personas en Madagascar a desarrollar una agricultura local sostenible, en vez de vender nuestras tierras a empresas extranjeras”, afirma Mamy Rakotondrainibe del Collectif pour la Défense des Terres Malgaches.

por Stefan Christoff

(traducido del inglès por Amelia Garrett)

En Madagascar, las organizaciones de base que luchan contra el acaparamiento de tierras, han surgido como un punto de enfoque político cada vez mayor en el centro de atención mundial sobre la apropiación de tierras en todo el sur global, una proceso que el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, dice tener "efectos negativos sobre el derecho a la alimentación, así como otros derechos humanos". La escala de ocupaciones masivas de tierras por parte de empresas extranjeras que se está expandiendo a través de África y Madagascar, no es sólo un ejemplo de la intensidad de la presión que ejercen estas empresas en tierras nacionales, sino también de la capacidad de las comunidades para resistir el acaparamiento de tierras.


Mamy Rakotondrainibe es un activista clave del Collectif pour la Défense des Terres Malgaches y explica la lucha contra el acaparamiento de tierras en Madagascar, destacando especialmente la actual lucha para dejar sin efecto un acuerdo que incluye a la empresa coreana Daewoo Logistics y 1.3 millones de hectáreas de tierras nacionales en Madagascar. Mamy habló con el escritor y activista de Montreal Stefan Christoff en el Foro Social Mundial en Dakar, Senegal, en febrero de 2011 para farmlandgrab.org


Escuchar o descargar:  

http://montreal.mediacoop.ca/sites/mediacoop.ca/files2/mc/audio/
  


Stefan Christoff: Hoy estamos en el Foro Social Mundial en Dakar, Senegal y usted está participando en este evento mundial para poner de relieve las luchas populares contra el acaparamiento de tierras por parte de algunas empresas en Madagascar. ¿Podría presentarse y presentar el trabajo de organización que realiza?


Mamy Rakotondrainibe: Gracias por la oportunidad de presentar nuestra organización Collectif pour la Défense des Terres Malgaches y nuestras actividades para defender las tierras de Madagascar. En 2009 comenzamos con el colectivo tras el anuncio de que Daewoo , una empresa coreana, estuvo involucrada en un importante acaparamiento de tierras en Madagascar. El proyecto era francamente inaceptable por lo que decidimos luchar. 

Un representante de las empresas de Daewoo anunció que firmó un contrato de 1,3 millones de hectáreas de tierras con el gobierno de Madagascar para ser arrendadas por 99 años sin ningún tipo de compensación económica real para la gente de Madagascar. 1,3 millones de hectáreas que iba a ser utilizadas principalmente para cultivos de maíz y de palma de aceite por el mercado de biocombustibles, todo los productos iban a ser enviados a Corea del Sur, así como hacia otros países, sin dejar nada en Madagascar.


En realidad, el área impactada en Madagascar por este contrato fue tan grande, que no pudimos permanecer en silencio.

Se llevaron a cabo grandes protestas en Madagascar en contra de este contrato y, finalmente, el acuerdo con Daewoo fue puesto en espera debido a la indignación pública. Todavía estamos tratando de confirmar la cancelación efectiva por escrito por parte del gobierno. Es posible que hoy Daewoo esté trabajando bajo el nombre de una sociedad malgache. El gobierno de Corea del Sur también financia muchas actividades “culturales” en Madagascar, incluso para la diáspora en Francia, quienes podrían beneficiar la negociación de las empresas coreanas para que acaparen tierras más adelante. Básicamente, el contrato está en compás de espera debido a la oposición demostrada a través de importantes protestas en Madagascar y sin embargo estamos luchando para confirmar esta noticia.

Christoff: ¿Puede dar a la gente una visión general de la apropiación de tierras por empresas extranjeras en Madagascar? Ha mencionado el acuerdo con la empresa Daewoo que provocó la movilización, 1,3 millones de hectáreas de tierras nacionales programadas para ser arrendadas a una empresa extranjera. Más allá de Daewoo ¿puede hablar de la apropiación de tierras en Madagascar y su relación con la libre determinación del pueblo de Madagascar?

Rakotondrainibe: En cuanto a la tenencia de la tierra en Madagascar, teníamos leyes nacionales que prohibían a las empresas o personas del exterior la compra de tierras. Sin embargo, en 2003 la ley fue modificada y ahora las empresas extranjeras pueden comprar tierras nacionales en Madagascar, en colaboración con una empresa local. De hecho, este cambio legal en Madagascar ocurrió bajo la presión del Banco Mundial y el FMI en nombre de las políticas de desarrollo económico.

Sólo una pequeña parte de la población tiene títulos de propiedad oficiales, porque tradicionalmente, la gente no tiene la documentación oficial de propiedad de la tierra y obtener la documentación es un proceso largo y burocrático por lo general desconocido por la gente. De la misma manera, el costo de la obtención del título oficial de propiedad de la tierra es muy alto, cientos de dólares, una cantidad enorme de Madagascar. Esto hizo que conseguir documentos oficiales de títulos de propiedad sea inaccesible para la mayoría de la gente. La ley también decía que la mayor parte de las tierras pertenecen al gobierno, en las leyes escritas después de la colonización, a pesar de que estas tierras eran tierras comunitarias, de propiedad colectiva, por lo que ahora el gobierno contrata las tierras sin el consentimiento de los pueblos indígenas.

En realidad la mayoría de las negociaciones sobre la apropiación de tierras en los últimos años se han realizado en secreto. Por lo general, las personas en Madagascar no se enteran de las ofertas que se llevan a cabo y la mayoría de la información proviene de periódicos extranjeros. Bajo este punto, es imposible saber qué parte de Madagascar está en venta o está siendo arrendada.

El punto principal del contexto para entender la relación con el proceso de apropiación de tierras en Madagascar es la pobreza de su población. Muchas personas viven en aldeas y granjas, luchan por sobrevivir, sólo producen lo suficiente para comer, para su supervivencia. Así que cuando una empresa o alguien proponen invertir en tierras, la gente acepta, a menudo por desesperación económica. A menudo, las personas, que viven en las tierras durante generaciones, tampoco son conscientes ni están informadas si sus tierras o no están siendo arrendadas por el gobierno.

Christoff: ¿Puede usted hablar sobre la realidad de la propiedad de la tierra en Madagascar, entendiendo que una gran parte de la población mantiene una relación tradicional con la tierra, como campesinos, personas que viven de la tierra en Madagascar por generaciones, personas que tal vez no sean las dueñas oficiales de la tierra sino que se refieren a la tierra como una parte importante de su historia y de la supervivencia de la comunidad? Me pregunto ¿de qué manera esta apropiación de tierras que se está llevando a cabo en Madagascar, grandes porciones del país vendidas a las corporaciones, tienen un impacto en la gente y en las comunidades?


Rakotondrainibe: Las tierras en Madagascar son consideradas sagradas y la gente está muy unida a ellas.


Hoy en día, el problema es que es difícil para las personas obtener la documentación de propiedad de la tierra, muy pocas personas pueden defender legalmente su propiedad histórica.  Las tierras en Madagascar son operadas bajo las leyes influenciadas por el sistema colonial, por lo tanto todas las tierras importantes son llamadas concesiones coloniales, tierras que son propiedad del Estado, del gobierno. Así que las personas que han vivido en la tierra por generaciones no son capaces de obtener la documentación oficial de propiedad de la tierra porque son consideradas como "tierras estatales".


En 2005, el gobierno inició un programa de reforma agraria, la reducción del precio para obtener los documentos oficiales y permitir que las autoridades locales emitan certificados de propiedad. Así que esto es un avance positivo y algunas personas obtuvieron certificados, pero en realidad la superficie cubierta por este proceso es limitada debido a que no se aplica a la mayoría de las tierras del Estado que en realidad son tierras tradicionales.


Dada esta situación, tenemos una gran cantidad de conflictos por tierras en Madagascar, a menudo entre las personas que viven en el país y las empresas multinacionales.



Christoff: ¿Puedes hablar sobre lo que significa económicamente la apropiación de tierras para el pueblo de Madagascar, esta tendencia corporativa a la apropiación de tierras, en lo que respecta a la independencia económica y la autodeterminación de las comunidades en todo el país?


Rakotondrainibe: Cada vez que las empresas extranjeras se mueven para tomar tierras en Madagascar, la reacción de las comunidades locales es siempre tratar de protegerlas, pero la relación de poder no es igual en esta batalla y tenemos noticias sobre las luchas locales contra la usurpación de tierras en todo el país. Asimismo, las personas tienen a veces miedo de hablar porque se trata de la población rural frente a los extranjeros y las empresas del Estado, quienes  a menudo utilizan la violencia.


En el caso de la empresa Daewoo de Corea del Sur, muchas personas en Madagascar  guardaron silencio en un principio, porque unos años antes, la gente protestó en contra de un conflicto de tierras entre los campesinos y una familia rica de Madagascar y el gobierno envió a los militares. Tan pronto como el acuerdo con Daewoo fue dado a conocer, un jefe comunitario de una región del este, que se vería afectada, organizó una conferencia de prensa al respecto. Dado que sólo unos pocos periódicos publicaron la entrevista, sus amigos distribuyeron copias del artículo, pero tuvieron que detenerse rápidamente debido a las amenazas de las autoridades locales. En realidad, el negocio de tierras con la corporación Daewoo fue uno de los puntos más importantes de  las protestas del 2009 contra el gobierno de Marc Ravalomanana, actualmente exiliado en Sudáfrica. Y bajo el nuevo gobierno de Andry Rajoelina, las negociaciones en las tierras parecen darse más a nivel regional y local, pero la transparencia sigue siendo un gran problema.

Christoff: Así que las comunidades están luchando activamente contra este proceso de acaparamiento de tierras, pero se enfrentan a la represión. ¿Puede darnos más detalles?

Rakotondrainibe: Sí, la gente está luchando, pero a menudo siente miedo de hablar sobre el tema, por lo que las noticias sobre apropiaciones de tierras en las zonas rurales pasan lentamente de persona a persona.

En realidad, las personas en Madagascar tienen poca información fuera de sus comunidades inmediatas, los activistas han estado distribuyendo la información en todo el país y las autoridades locales están tratando de detener a los activistas que distribuyen artículos fotocopiados explicando el caso de Daewoo y otros casos. La gente que distribuye estos artículos ha sido amenazada con ser detenida.

Entonces los activistas trabajaron para llevar la lucha fuera del país, la gente de Madagascar se puso en contacto con activistas de Europa para comenzar a trabajar sobre la cuestión de apropiación de tierras. Así el Collectif pour la Défense des Terres Malgaches fue puesto en marcha para hacer frente a este problema porque el pueblo en Madagascar se enfrenta a una gran represión al luchar contra la apropiación de tierras. 



Básicamente, las autoridades y las empresas afirman que gran parte de las tierras de Madagascar están vacías, mientras que en realidad hay muchas personas que utilizan las tierras tradicionalmente, viviendo de la tierra de manera modesta. Los pobres rurales representan una gran parte de la población de Madagascar y son personas que se enfrentan a la pérdida de la tierra. El acaparamiento corporativo de la tierra amenaza a estas personas con perder sus tierras, sus medios de subsistencia y su capacidad para sobrevivir, después de la firma de los contratos se quedarán sin nada.

Christoff: Algunos sostienen que se trata de un proceso positivo para el desarrollo económico en Madagascar debido a la pobreza, ¿qué diría frente a este argumento? 

Rakotondrainibe: Este es el argumento de algunas personas ricas en Madagascar y unos pocos agricultores, pero eso es porque quieren inversiones inmediatas, sin pensar en las consecuencias a mediano y largo plazo y por eso estamos explicando activamente las consecuencias de la apropiación de tierras.

En mi opinión, el gobierno de Madagascar debería trabajar para mejorar la agricultura local y apoyar a las personas en Madagascar a desarrollar la agricultura local sostenible, en vez de vender nuestras tierras a empresas extranjeras.

Christoff: Estamos sentados en Dakar, Senegal, para el Foro Social Mundial (FSM). Ha viajado hasta aquí para comunicarse con gente que lucha contra el acaparamiento de tierras en Madagascar. En el FSM mucha gente está hablando de la cuestión de la apropiación de tierras en diferentes países alrededor del mundo. Me pregunto si se podría reflexionar sobre ¿cómo el acaparamiento de tierras en Madagascar apuntar a ampliar las tendencias para todo el sur global? ¿Qué tan importante es que la gente entienda la lucha de Madagascar, en relación con la apropiación de tierras y luchas en todo el mundo?

Rakotondrainibe: En el Foro Social Mundial hemos tenido la oportunidad de hablar con muchas personas acerca de nuestra lucha por la tierra en Madagascar.

En realidad, un documento del Banco Mundial señala a Madagascar como el segundo país más afectado por la apropiación de tierras en África, por lo que es importante que la gente sepa acerca de nuestra experiencia.

En Dakar nos hemos conectado con muchas organizaciones de agricultores de toda África que están luchando y organizándose contra la apropiación de tierras, muy conscientes de las consecuencias negativas de la apropiación de tierras, por lo que es fundamental para nosotros construir estos vínculos.

Siendo gente de Madagascar en el Foro Social Mundial en Dakar, vamos a informar a la gente directamente en Madagascar, a las personas afectadas por expropiaciones de tierras, que ahora este es un problema mundial que está afectando a personas de todo el mundo. En nuestra lucha, la solidaridad es importante y para la gente de Madagascar el saber que en otros países se organizan y luchan contra el acaparamiento de tierras, nos da un impulso.

 

Mamy Rakotondrainibe es un activista e investigador de Madagascar que trabajan con Collectif pour la Défense des Terres Malgache. Más información: http://terresmalgaches.info


Stefan Christoff es un activista comunitario, escritor y músico con base en Montreal, que ha cedido esta entrevista grabada en Dakar, Senegal a farmlandgrab.org. Puede encontrar a Stefan en http://www.twitter.com/spirodon/




Post a comment
Name

Email address (optional - if you want a reply)

Comment

Stop further destruction by Bidco Africa! The No2Bidco Campaign in Uganda and Kenya request support for their struggle against Bidco Africa- a multinational joint venture involving Wilmar International that has decimated Bugala Island Uganda, clearing some 18,000 acres of rainforest to make way for an oil palm plantation. Sign this letter to request that the UNDP immediately disassociate from the project.


Who's involved?


Languages



Archives